Adolescentes mantienen juegos sexuales sin ropa con sus novios y aunque no existe penetración sí hay roce

 

YESENIA BARRADAS

Xalapa

 

La ignorancia y la vida sexual sin protección han ocasionado que cada vez más jóvenes sufran con el virus del papiloma humano (VPH), no sólo mujeres, también hombres.

Aunque es una enfermedad que transmite el hombre y generalmente afecta más a la mujer, en la entidad veracruzana ya se han detectado casos de condilomas en hombres, es decir, pequeñas verrugas, en el pene y recto.

La coordinadora de Jornadas Médicas en el Estado de Veracruz, de la asociación civil Médicos Especialistas en Oncología y Radiología, Yolanda Guzmán López, lamentó que el VPH afecte a jóvenes que no se cuidan al momento de tener relaciones sexuales.

Hasta ahora se ha detectado en adolescentes de entre 15 y 16 años, quienes por lo general desconocen que el VPH es de fácil contagio y además no tiene síntomas, más que las verrugas, pero cuando ya está más avanzado.

En este sentido, estimó que de cada 100 infectados con el VPH, 70 por ciento son mujeres jóvenes, entre ellas adolescentes y 30 por ciento adultos mayores de 35 años.

 

ADOLESCENTES INFECTADOS CON VPH

Las relaciones a temprana edad han ocasionado que adolescentes cada vez menores estén infectados con el virus del papiloma humano.

Sin embargo, no todos los que se encuentran infectados han tenido penetración, pues “a veces sólo con el jugueteo y con el roce del pene con la vagina se infectan”.

Guzmán López explicó que algunas adolescentes le han comentado que mantienen juegos sexuales sin ropa con sus novios y aunque no existe penetración sí hay roce, de manera que se contagian con el VPH.

“Vienen con nosotros y nos dicen que son vírgenes, pero han practicado sexo oral o han rozado sus genitales, entonces esto también los infecta, aunque no haya penetración, hay ese jugueteo con contacto directo”, señaló.

En opinión de la integrante de la asociación civil Médicos Especialistas en Oncología y Radiología, aunque no exista una penetración –al existir roce– los genitales “sufren una especie de microtraumatismo”, de manera que se infectan.

 “Es mentira eso de que me infecté porque fui al baño y tal vez estaba sucio, porque necesariamente debe haber un roce entre pene y vagina”, explicó.

 

IGNORANCIA PRINCIPAL ALIADA DE LAS INFECCIONES

Para la coordinadora de Jornadas Médicas en el Estado de Veracruz la ignorancia y el desinterés son los principales aliados de las infecciones de transmisión sexual.

Y es que los jóvenes inician su vida sexual sin conocimiento, “no saben cómo ejercerla ni disfrutarla, por eso se infectan, porque ni siquiera se protegen o no les interesa”.

Es peligroso, “porque entre más jóvenes, menos se ponen a pensar en las consecuencias y no les interesa infectarse, hasta que ya tienen verrugas es cuando buscan los servicios de salud, pero algunos vienen cuando ya está avanzada la infección”, explicó.

 

INFIDELIDAD Y PROMISCUIDAD INCREMENTAN INFECCIONES

Entre los factores de riesgo para contraer el VPH se encuentran la promiscuidad y la infidelidad, pues tener múltiples parejas sexuales o mantener relaciones sexuales con desconocidos incrementa las infecciones.

Aunado a ello, el inicio temprano de la actividad sexual y el mal uso del preservativo aumentan los riesgos.

“Hemos tenido casos de hombres que por ignorancia y por vergüenza no vienen hasta que ya tienen verrugas como racimos de uvas o como coliflor en recto, cabeza, glande, en todo el pene”, refirió.

Pese a ello, hay renuencia para que mujeres y hombres acudan a realizarse el papanicolau o colposcopías, respectivamente, con pruebas de sangre o pueden acudir al médico cuando su pareja se encuentra infectada, a fin de recibir el tratamiento adecuado.

Hay varios tratamientos y dependen del avance del VPH, ya sea con ácido tricloroacético, podofilino y nitrógeno líquido, así como crioterapia, electrocauterización, terapia con láser o escisión quirúrgica.

Por ello, la experta urgió la necesidad de que las mujeres se realicen la prueba del papanicolau, a fin de detectar la enfermedad, principalmente quienes presentan sangrado transvaginal anormal o tienen flujo vaginal que no se cura con tratamientos usuales, “rebelde”, así como verrugas, úlceras y excoriaciones.

 

HOMBRES MACHISTAS Y MIEDOSOS

 

Son los hombres quienes presentan mayor resistencia al tratamiento, toda vez que no aceptan que están infectados con el virus del papiloma humano.

No obstante, de manera paradójica presentan actitudes machistas y miedo.

“A veces no quieren que sus esposas se revisen ni ellos van a revisión, por machismo, pero cuando ya se les detectó la infección tienen miedo a recibir el tratamiento”, señaló.

En algunos casos, los hombres ya presentan cáncer en el pene y se niegan a aceptarlo y no quieren recibir el tratamiento.

“Algunos, que aceptan el tratamiento se desesperan, creen que van a ir a una sesión de rayos láser y se van a curar, pero no es así, esto lleva un proceso y es largo”, explicó Yolanda Guzmán.

La entidad veracruzana no esta exenta de este problema en hombres, pues ya se han detectado casos en Tlapacoyan, Martínez de la Torre y San Rafael.

“Hay quienes llegan ya con la infección muy avanzada, con muchas verrugas, como una especie de garapiñado, incluso con ámpulas y se desesperan, porque algunos tienen la sensación de que el pene se les está cayendo a pedazos”.